sábado, 19 de marzo de 2016

ABRILI LAS PUERTAS A LA JENTI PROVI

Puei sel polque e viviu dendi chiquininu a la querencia de la mi tierrina estremeña, en un pueblinu, ondi toita la jenti se quería i s´ayuava, ondi s´acuia denseguia, si en angún vecinu o familia se barruntaba anguna necesiá. Puei sel tamién, polque e mamau de los mis pairis el cariñu i la enseñanza de sel güenu con la genti provi, i tamien puei sel, polque ondi m´e criau, toitus vemus siu parientis, i a toa la jenti grandi se l´a llamau de siempri, tiu pa ca, tiu pa lla. Puei sel pol to esu i quizias pol mas entovia; peru en viendu en la teli i en los retratus de los periódicus a esa jenti provi juyendu de la guerra i de la miseria, pasandu jambri i friu, sin tenel siguiea ondi metelsi a dolmil pol las nochis. En viendu a las provis mairis con los muchachinus, transius, a las costillas. En viendu a los pairis rechinandu e la ravia pol no poeli llevali  angún cachinu e pan a los sus ijus; me s´ensuvi una congojina al galgueru, me s´escapa un jimpleu de tristeza i, en mientras que anguna que otra lairimina me s´ansoma a los ojus, un rejileu d´emoción me recorri to´l espinazu; i piensu en esa provecina jenti que na mas que vienin que buscandu ondi comel i ondi dolmil, ondi poel tiral palantri, pa seguil viviendu; lo mesmu que jizierun los nuestrus enmigrantis estremeñus, cuandu tamien s´ajuerun ajilandu pa otras tierras i pa otras nacionis, a vuscalsi la vía, ajuyendu e la miseria, i poel sacal palantri a los suyus. Pos esu mesmu quierin jadel estus provecinus sirius que ajuyin e la guerra i de la proveza. Vienen na mas que piendunus un poquininu d´alientu i angu e comía, pa no morilsi e jambri i d´avandanu. Na mas quierin venil a que le demus un cachinu de lo que a nusotrus mos sobra. Ya veis con que poquinu se conforman. Pos na, resulta que les afechamus las puertas i los canteamus palla otra ve, a que los matin en la guerra o se mueran de friu, de jambri o de miseria. 
Yo preguntu ¿Es que estus governantis que tenemus no tiein entrañas? ¿es que no se les cain los palus del chozu en viendu esus cuadrus de jenti desesperá, traspasandu los rius, los caminus, vestius de trastis viejus, pasandu jambri i mieu i dejaus de la manu de Dio? ¿Pol que no mos ponemus enel lugal d´ellus? ¿polque no pensamus que ai mesmu, en esi ajuyieru de la jambri i de la guerra, estámus nusotrus i los nuestrus ijus i las nuestras mujeris? quizias, si tuvieamus un poquinu, anque juera cuantis cuantis, esa esperencia, a lo mejol cantiavamus las ideas i la decisiones, i los traiamus paca,  con nusotrus a las nuestras casas, a querelus i a asistilus. Peru claru, pa esu teniamus que sufril esas cosas tan malas en el nuestru propiu cuelpu i enel de los nuestrus seris querius. 
A mi solu me entran ganinas de abrilis los brazus, de traelus pa mi casa, pa que puean comel i dolmil calentinus, peru no pueu, pol que no soi políticu ni governanti; i yo, provi de mi, no decidu cerrali o abrili la puertas d´Uropa.
Paezi mentira que poamus llamalnus seris umanus. Los governantis de la nuestras nacionis, an acuerdau afechali las puertas a esa provi jenti; en su concencia queará ya pa siempri las consecuencias de esi acuerdu.
Ojala que el mundu juera  cumu esti pueblinu miu estremeñu, ondi toa la jenti se jecha una manu cuandu jadi falta, ondi tos s´ajuntan pa ayual al que menus tieni,  al que necesita unas palabrinas de cariñu o un cachinu e pan o una compaña.
Dendi aquí, solu quieru dizili a los que manda enel mundu: Señoris, por Dio, ¡abrili las puertas a la jenti provi!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada